Lunes 16.07.2018 | 11:14

Sandra Monteagudo, el alma mater del Festival Estival

Imagen de LacarGroup

Radicada en San Martín de los Andes desde hace veinte años, inmediatamente se puso a trabajar en la escena teatral local. El resultado fue “Humo negro” y luego el Festival Estival, que por estos días despliega su 16ª edición por toda la ciudad.

Hasta el martes 31 de enero, San Martín de los Andes vivirá su 16ª edición del Festival Estival. Más de doscientas obras de todo el país llegaron a lo largo del año a las manos de Jorgelina Balsa y Sandra Monteagudo, directoras del evento, para que sólo dieciocho fueran seleccionadas.
Las dos integrantes del grupo Humo Negro, anfitrión desde 1999, tuvieron la difícil tarea de elegir los espectáculos que durante una semana integrarán la variada programación, y que este año podrá verse de manera libre y a la gorra en distintos teatros, salas de exposiciones, bosques y demás lugares de la ciudad. Hay funciones de teatro, intervenciones performáticas, video danza, intervenciones de artistas visuales, talleres de formación, charlas y debates.
Las localidades se repartirán el día de la función, en su respectiva sala desde las 16. Se entregarán sólo las de ese día y hasta cuatro entradas por persona. Los “amigos del Festival” que deseen ver todas las obras del horario central, a las 22, pueden hacerlo mediante el pago de $300, por seis localidades, en el Centro Cultural Cotesma (Roca 1150), o en Herrajes Verona, ubicado en Ramayón 730.
Nunca fueron momentos fáciles para la organización de este tipo de eventos, en este caso creado desde la vena misma del teatro independiente. Y si bien los estamentos e instituciones públicos, nacionales, provinciales y municipales, tienen la responsabilidad de acompañar, como lo han hecho aquí, lo cierto es que sólo los amigos, los colegas y los familiares de los organizadores saben de la adrenalina, el esfuerzo y el amor por la profesión con que se mueven sus hacedores.
Ya ni siquiera se cita a la vocación, porque se puede ser un gran comediante, el mejor gestor, una bailarina divina, pero si detrás de eso no existe la inquietud de ampliar el espectro personal, la necesidad y el deseo de contribuir al enriquecimiento artístico y cultural de un pueblo, difícil será pretender que su gente, ese público necesario, avance con una mirada crítica y sensible del contenido que ofrecen sus artistas. Llámese producto sin ningún tapujo.
Espíritus inquietos
Sandra Monteagudo llegó de Buenos Aires a San Martín de los Andes hace veinte años. Desde entonces, su nombre está ligado a la escena local, ya que nunca dejó de trabajar. Fue en 1999 cuando, representando con su grupo a Neuquén, en la Fiesta Nacional de Teatro, que por aquél entonces se celebraba en Córdoba, nació la idea de crear un Festival que contemplara la diversidad y la calidad de sus obras.
Sólo una vez el festival no logró hacerse. Año tras año la propuesta fue creciendo, y también lo hizo la cantidad de gente que acompañó en las salas. Lo que nació como una idea de pocos, hoy es una realidad que incluye a toda una ciudad y a sus visitantes.
Como su nombre lo advierte, el “Humo Negro” indica que hay algo que se libera para dar paso a otra cosa, tal vez a nuevas preguntas, tal vez a lo que deba seguir discutiéndose. Lo cierto es que aquí, las setenta personas que trabajan para sacar adelante este festival, saben que nada concluye, que siempre hay nuevas búsquedas, no sólo en lo logístico, sino en las líneas estéticas con que se piensa la grilla que integran los espectáculos.
“Desde que llegué a San Martín de los Andes, sentí que la actividad teatral era rica, que había gente trabajando”, dice la actriz Sandra Monteagudo, en esta entrevista con “Río Negro” .
“Esto hizo que me sumara al afianzamiento constante que siento de nuestra actividad teatral. El trabajo está determinado no sólo por la producción o por la cantidad de compañías locales, que a decir verdad no son muchas, pero sí más que en ese comienzo, sino también por el interés del público que año a año crece por este festival. La variedad y la calidad de las obras que elegimos, hace que funcione como un faro dentro de las propuestas de este tipo que tiene el país. No hubiera podido ser posible tener esta riqueza variopinta sobre la escena si no lo hubiéramos tomado como algo fundamental a la hora de seleccionar el material para el evento. El interés de la gente creció porque a lo largo de estos años trajimos propuestas artísticas de muy buen nivel y eso se ve reflejado en las salas colmadas por un público ávido de ver más. La confluencia de 19 obras, como sucede este año, hace que en pocos días uno se quede con un pantallazo de lo que está sucediendo en la escena nacional”.
El Festival
Para la concreción de esta edición del Festival Estival, los subsidios y apoyos fueron fundamentales. Participan el Instituto Nacional del Teatro, la Municipalidad de San Martin de los Andes, la Subsecretaría de Cultura, municipal y provincial, el Centro Cultural Cotesma, y la Legislatura del Neuquén.
“Sería injusto no decir que también nos respaldan algunas empresas privadas, nuestras familias y los amigos que siempre están dispuestos a echar una mano cuando hace falta. El pueblo de San Martín hizo suyo este festival ya hace muchos años y esto me hace muy feliz. La gente se fue formando teatralmente, y lo agradece, más allá de que hay obras que les puede gustar más que otras. Hemos contribuido a formar un espectador que no sólo tiene una devolución crítica de lo que ve sino que se acerca con inquietudes respecto a lo que podríamos tener en cuenta para festivales venideros. Todo esto nos alimenta, nos nutre para seguir en la búsqueda de lo mejor y lo más variado para la programación”, sostuvo la actriz.
Respecto a los criterios de selección con que se valen desde la organización a lo largo del año, Sandra Monteagudo dijo que está en la intención buscar obras que sean variadas, auténticas, singulares desde su planteamiento, no sólo desde lo escénico sino de su grupo en sí.
“Puede que el producto final no guste al espectador, pero sí hacemos hincapié en elegir a aquellas compañías que están convencidas de lo que hacen, que su propuesta es sólida desde el trabajo en equipo, la elección de su director, de su autor. Sin eso es imposible que el espectador forme también una opinión crítica y válida de lo que ve. Cuando esto sucede, la gente lo agradece porque estamos ante nuevas movilizaciones y conjeturas que contribuyen a que todos abramos más nuestra cabeza”.
Algunos de los espectáculos para esta 16 edición, fueron elegidos a partir de los viajes que realizó este año Jorgelina Balsa, y otros, gracias a ser vistos en video. Si bien es un recorte parcial del trabajo, las dos directoras analizaron más de doscientas propuestas enviadas en formato digital. “Como organizadores, nos gustaría que a través del Instituto Nacional del Teatro, podamos participar de las fiestas nacionales. Es allí donde uno encuentra la confluencia de todo el país. Es un buen momento para ver qué están haciendo las demás provincias”, dijo.
Para finalizar, consideró que este verano la variedad de la grilla de obras es interesantísima. “Tenemos Teatro Performático, con Fernando Rubio, una propuesta totalmente distinta a lo que veníamos ofreciendo. Fernando hace más de veinte años que está dedicado a esta teatralidad, convencido de ella. Es indudable su búsqueda constante. Este trabajo que aportará una nueva mirada, convivirá junto al de Bernardo Cappa, otro director que también lleva la misma cantidad de años en buscar, producir y sostener una manera totalmente distinta a la de Rubio, por ejemplo, ya que viene con una obra de situación, con su escenografía y sus personajes. Luego tenemos un espectáculo de un comediante maravilloso que llega con su teatro de humor, y que nada tiene que ver con los dos anteriores. Es decir, cada noche el espectador tendrá la posibilidad de encontrarse con propuestas que lo sorprenderán, y al mismo tiempo le permitirán ver que hay muchas maneras de llegar a la escena, pero siempre desde el trabajo sólido, genuino y verdadero”.

“Elegimos compañías que tengan una propuesta sólida. Sin eso es imposible que el espectador forme también una opinión crítica y válida”.
Sandra Monteagudo, directora del Festival Estival.

 

 

Encuesta

Cuántos Km vas a correr este año en Desafío Miradores 3? :

Buscá en archivo

Pedí presupuesto

<script type="text/javascript" src="http://ad.soicos.com/adc/216"></script>

Revista 3e