Sábado 18.08.2018 | 03:45

¡Luz, cámara… Acción! La ciudad ya tiene su primer escuela de cine neuquina

Imagen de LacarGroup

Cuentan que un antiguo poblador hacía disparar un cañonazo cuando llegaba alguna película al San Martín de los Andes de hace cincuenta años. Los vecinos se reunían en lo que hoy es el galpón del club Lácar para ver la proyección. Desde entonces, la comunión del cine con los habitantes fue creciendo a ritmo vertiginoso. Esta podría ser la historia de muchas otras localidades del país, pero pocas han tenido un final tan feliz como aquí: el de poder formar realizadores cinematográficos en su propio territorio. Claro: es un final abierto, porque de ahora en más se multiplican aventuras. 

                                                                                         Por Laura Farinas (LD)

Es que hace pocos días se inauguró la sede Patagonia Norte de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) en San Martin de los Andes. La institución, que depende del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), es una de las más consagradas del país.

“Esta escuela llega a la Patagonia por una política del INCAA y la ENERC de querer federalizar la educación pública y gratuita de una escuela que tiene más de cincuenta años formando realizadores de cine. Y por otro lado, viene acompañado de un plan de fomento regional que se implementó este año y que hace que cada región pueda tener sus propios concursos sin tener que competir con las grandes productoras de Buenos Aires”, aseguró a este medio Martín Ferrari, vicerrector de la ENERC.

En tanto que Andrés Habegger, documentalista y profesor de la escuela, resaltó: “es una manera de multiplicar y llegar a más gente, hacer más accesible la formación. Más cuando es una formación pública y gratuita y está financiada por el Estado. Eso me parece central”.

Si bien es cierto que la industria cinematográfica se ha desarrollado tradicionalmente en las grandes ciudades del mundo, en un país tan extenso y variado como Argentina es un pecado dejar afuera de la gran pantalla las mil maneras que experimenta la vida desde Ushuaia a la Quiaca, del mar a la cordillera.

“Si hablás de lo que es la cinemateca o la filmografía argentina, se van a incorporar ahora obras audiovisuales con historias de la Patagonia, donde van a poder mostrarse los paisajes, donde van a poder mostrarse los conflictos, el universo dramático, los personajes, los actores, los técnicos. No es lo mismo contar una historia que sucede en el obelisco, que contar una historia que sucede en Humahuaca. Porque los tiempos son otros, porque la gente es otra, porque el modo de hablar es otro, porque la idiosincrasia es distinta”, explicó Ferrari.

Idea que compartió Habegger: “fomentar la producción de documentales regionales, fomentar la existencia de directores locales que produzcan desde su propia mirada favorece el mosaico cultural de nuestro país”, dijo.

En la era audiovisual, una imagen vale más que mil palabras, dicen por ahí. Es el caso de Gonzalo, quien vino desde Villa la Angostura a estudiar cine a San Martín de los Andes y, como no encontró alojamiento, se quedó acampando. Durante varios días durmió sobre el piso de la carpa, con apenas una frazada y bajo la lluvia intensa de otoño. Por suerte, ya recibió la solidaridad de una compañera que lo alojó en su casa.

Otra estudiante, que viene de Junín todos los días para cursar en el Centro de Estudios de Cotesma (donde funciona la escuela), se armó un cartelito de cartón que dice: “voy a San Martín a estudiar” para hacer dedo. Ahora ya recibió el boleto estudiantil para viajar en colectivo.  

Tanta pasión, o sacrificio, es muestra del entusiasmo, de las ganas, de la necesidad satisfecha que representa esta posibilidad. Es que la nueva sede permitirá a hombres y mujeres de las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa estudiar cine sin tener que viajar a la gran capital.

“Yo me tuve que ir de Neuquén a Buenos Aires a estudiar cine porque no había. Después cuando me egresé quise venir a trabajar y no encontré. Me volví a ir, esta vez a San Luis, donde había una Ley de Cine y había películas que se estaban filmando”, contó el vicerrector neuquino.

La escuela tiene su centro en Buenos Aires  y sus sedes en el NOA, NEA y Cuyo; además de la reciente inauguración en San Martin, la única que no se encuentra en una ciudad capital. Y para el próximo año esperan comenzar a funcionar en Patagonia Sur, en Trelew específicamente.

Al mismo tiempo que permite a los habitantes de las provincias estudiar en su propia región, la federalización de la ENERC abre nuevas oportunidades laborales y fortalece la industria cinematográfica.

“Que en las provincias haya realizadores audiovisuales egresados de la ENERC, es muy valioso porque reduce muchísimo los costos: hay parte del equipo técnico que no lo tenés que trasladar, no lo tenés que hospedar, no le tenés que pagar las horas que no trabaja por estar fuera de casa. Reduce el presupuesto. De alguna forma se fomenta también futuros puestos de trabajo. Eso ayuda también a la federalización de la industria cinematográfica“, expresó Ferrari.

Es que la escuela pretende no sólo dar la posibilidad de experimentar en el mundo audiovisual sino que busca crear oportunidades laborales y profesionales de excelencia. Así, han egresado de esta institución realizadores como Pablo Rovito, actual rector de la ENERC; la reconocida directora Lucrecia Martel; el documentalista Andrés Habegger; la productora Vanessa Ragone, y el director de fotografía, Sebastián Pereyra.  

La ENERC apunta a que el creador cinematográfico tenga “las herramientas narrativas, artísticas y técnicas para que pueda contar la historia que quiera. Que esté preparado para contar una ficción o un documental. Para que, por un lado, pueda salir a filmar pero que también pueda trabajar”, aseguró el cineasta neuquino.

¿Cómo se logró que la ENERC se instale en San Martin? Por una suma de voluntades políticas de gestión pública: se hizo un acuerdo entre el INCAA y la provincia de Neuquén, con el Instituto de Seguridad Social de Neuquén, con Cotesma y con el Municipio. Además, se tuvo el apoyo de las provincias de La Pampa y Río Negro que cedieron la localía.

“Uno de los objetivos que yo planteé es que no sea una escuela endogámica, como por ahí pasa con algunas universidades, sino que tengamos algún vínculo con la comunidad de San Martín de los Andes a través de distintas acciones. Se nos ocurrió comenzar con un ciclo de cine dado que los docentes son todos realizadores, o productores, o técnicos, o guionistas. Estamos viendo de generar otras actividades pero la idea es que sea una escuela que forme parte de las actividades culturales de San Martín”, explicó el vicerrector.

En cuanto a la presencia de las nuevas tecnologías dentro de la producción cinematográfica, recientemente el INCAA transformó la plataforma Odeón por Cine.ArPlay y Cine.ArEstrenos, que sería como un Netflix argentino, por el cual se pueden ver ficciones y documentales nacionales en estreno pero desde la casa, pagando el precio de una entrada al cine. Ambas, por el momento, están funcionando en www.odeon.com.ar

“El cine ya no es solamente el cine tradicional, el cine son las multipantallas, las webseries, y nosotros tenemos que ir pensando en formatos narrativos que acompañen esa actualización”, opinó Ferrari.

 

Difícil adivinar qué destino tendrán las futuras experiencias audiovisuales. Sin embargo, este público estudiantil que pregunta, debate e insiste, estimula la imaginación.

“Percibí mucho entusiasmo, muchas ganas, muchos deseos de participación, con un grupo muy activo. Se va a empezar a generar una pequeña comunidad cinematográfica en San Martín de los Andes”, afirmó Andrés Habegger. 

 

 

Encuesta

Cuántos Km vas a correr este año en Desafío Miradores 3? :

Buscá en archivo

Pedí presupuesto

<script type="text/javascript" src="http://ad.soicos.com/adc/216"></script>

Revista 3e